Pensaments


Somos materia y espíritu al mismo tiempo. Para comprendernos y estar sanos en cuerpo  y espíritu, hemos de entender cómo se relacionan la materia y el espíritu, qué nos quita el espíritu, o fuerza vital, del cuerpo, y cómo podemos rescatarlo de los falsos dioses del miedo, la rabia y la tendencia a aferrarnos al pasado. La acción de aferrarse a algo por temor ordena a un circuito de nuestro espíritu que abandone el campo energético y, como dice la frase bíblica, "derrame la simiente de vida en la tierra", una tierra que nos cuesta la salud. Lo que agota el espíritu agota el cuerpo. La energía que da vida al cuerpo, la mente y el corazón no se origina en el ADN, sino que tiene sus raíces en la propia Divinidad. La verdad es así de sencilla y eterna (Caroline Myss - Anatomía del espíritu) 

 

El millor regal que podem fer a una altra persona, no és només compartir la nostra riquesa, sinó revelar-li la seva (Benjamin Disraeli, citat a Paraules que curen d'Àlex Rovira) 

 

Es preciso volver a los fundamentos. El fundamento de la libertad es tener la seguridad de recibir dos mil calorías diarias, tener un techo y un trabajo. Sin estos elementos esenciales, la libertad carec de sentido. Cuando se habla de libertad, raras veces se toma en consideración el hecho que la tercera parte de la población mundial no dispone de una cantidad mínima de alimentos, que mil millones de individuos son analfabetos, lo cual les priva de toda libertad de conciencia, sobre todo de la de leer (Butros Butros-Gali, a El libro de los saberes de Constantin von Barloewen i Gala Naoumova)

 

 Del sistema educativo considerado en su conjunto depende la garantía de que se cultive este conjunto de mentes (la mente disciplinada, la mente sintética, la mente creativa, la mente respetuosa, la mente ética). En cierto sentido se trata de un trabajo de síntesis: asegurarse del desarrollo de todos y cada una de los cinco tipos de mente. Pero asimismo se trata de una obligación ética: en los años venideros las sociedades sólo sobrevivirán - por no hablar de prosperar- si los ciudadanos respetamos y cultivamos el quinteto de mentes que en estas páginas hemos valorado. Cuando hablo de "un sentido más amplio" de la educación me refiero a que las escuelas, por sí solas, no pueden cumplir esa tarea. La carga de la educación tiene que ser compartida por padres, vecinos, medios de comunicación tradicionales y digitales, la Iglesia y otras instituciones de la comunidad. Además las sociedades diferirán en cuanto al reparto de las responsabilidades derivadas del cultivo de esas cinco mentes. Así el respeto puede cultivarse en casa, en la escuela y/o en la calle; los medios de comunicación pueden modelar el pensamiento disciplinar en una sociedad, el interdisciplinar en una segunda sociedad o un pensamiento indisciplinado en una tercera. Cuando una de las partes no participa, las otras tienen que coger la batuta. Cuando una de las partes (pongamos por caso, los medios de comunicación) supone un mal ejemplo, las otras partes (pongamos los padres y las autoridades religiosas) tienen que compensarlo. Y en los lamentables casos en que ninguna de estas entidades asume la responsabilidad que le corresponde, ésta recae de manera casi inenvitable en las escuelas, lo que a todas luces constituye un estado de cosas poco razonable.   (Las cinco mentes del futuro - Howard Gardner)

 

El esfuerzo por aproximarnos históricamente a Jesús nos invita a creyentes y no creyentes, a poco creyentes o malos creyentes, a acercarnos con fe más viva y concreta al Misterio de Dios encarnado en la fragilidad de Jesús. Al ver sus gestos y escuchar sus palabras podemos intuirlo mejor. Ahora "sabemos" que los pequeños e indefensos ocupan un lugar privilegiado en su corazón de Padre. A Dios le gusta abrazar a los niños de la calle y envolver con su bendición a los enfermos y desgraciados. A los que llora los quiere ver riendo, a los que tienen hambre les quiere ver comer. Dios toca a leprosos e indeseables que nosotros tememos tocar. No discrimina ni excluye a nadie de su amor. Acoge como amigo a pecadores, desviados y gentes de vida ambigua. A nadie olvida, a nadie da por perdido. Él tiene sus caminos para buscar y encontrar a quienes las religiones olvidan. Siente compasión al contemplar a los que viven como ovejas sin pastor y llora ante un mundo que no conoce los caminos de la paz. Dios quiere que en la tierra reine su justicia, que los pueblos pongan su mirada en los que sufren, que las religiones siembren compasión. Él ama a sus criaturas hasta el extremo. Identificado en la cruz con todos los derrotados y crucificados de la historia, Dios nos arrastra hacia sí mismo, a una vida liberada del mal en la que ya no habrá muerte, ni penas, ni llanto, ni dolor. Todo esto habrá pasado para siempre. Por toda la eternidad, Dios hará lo mismo que hacía su Hijo por los caminos de Galilea: enjugar las lágrimas de nuestros ojos y llenar nuestro corazón de dicha plena.  (Jesús - Aproximación histórica - José Antonio Pagola

 

Según las abuelas, la supervivencia de una tribu se basaba no solamente en el vivir en armonía con la naturaleza sino también en vivir en armonía con el prójimo. El pilar más sólido de la tribu era la familia. Así, el bienestar de cada familia era esencial para el bienestar de la comunidad. En la naturaleza, encontraban reflejo de los diferentes roles que hay dentro de una familia. Se daba por hecho que tanto los hombres como las mujeres son espíritus vivos en carne y hueso, reflejos del amor de la Creadora, del principio madre/padre. La Tierra era la Gran Madre, la que da y alimenta la vida, el principio de energía femenina. El Cielo y el Universo eran el Padre o el Abuelo, el principio de energía masculina.

 

Los pueblos indígenas dependían por completo de la naturaleza. Por eso, para ellos la vida, toda vida, era sagrada. En ningún momento se veían separados de la naturaleza ni del cosmos. Lo que se le hacía a la Tierra y a sus habitantes se les hacía también a ellos mismos. Todo era parte del Uno. Los animales y las plantas del planeta no eran objetos.

 

Los pueblos indígenas vivían siguiendo un sistema comunal basado en la reciprocidad. Todo el mundo compartía lo que tenía y todo el mundo cuidaba de todo el mundo. No existía el acaparamiento, lo que propiciaba que ningún miembro de la tribu se quedara sin nada y que todos prosperaran por igual. La comida que  conseguían los cazadores se repartía entre todos los miembros de la tribu. Así, si un cazador era especialmente bueno, no se quedaba una parte mayor de la caza para él, sino que se le daba un lugar de honor en la tribu. ( La voz de las trece abuelas - Carol Schaeffer)

 

 Si un niño teme a la oscuridad, su miedo se expresa físicamente en forma de una descarga de adrenalina al torrente sanguíneo. El Ayurdeva dice que esta interconexión se lleva a cabo en un lugar encajonado entre cuerpo y mente, donde el pensamiento se transforma en materia; un espacio ocupado por tres principios operativos llamados doshas.

 

Los doshas son únicos y sumamente importantes, pues permiten el diálogo de la mente con el cuerpo. Todas nuestras esperanzas, nuestros temores, sueños y deseos, junto con los atisbos más leves de emociones y deseos, han dejado su marca en nuestra fisiología; estos procesos mentales modelan constantemente el cuerpo al "hablar" con él. (Salud perfecta -   Deepak Chopra) 

 

- Si en este preciso momento rezamos al cien por cien, podemos mover la conciencia de la humanidad -dice-. El periodo de las oraciones aisladas y los deseos individuales ha llegado a su fin. Debemos rezarle al espíritu de los cielos y de la Tierra, al espíritu de las aguas sagradas, al espíritu de la Madre Tierra. Debemos rezarle al espíritu de la humanidad para reconocernos los unos a los otros como hermanos y hermanas, como naciones de pueblos que respiran el mismo aire, como naciones de pueblos que se alimentan del espíritu de los ancestros de las aguas sagradas. Si no somos conscientes de esto, perderemos nuestro camino. Así que yo rezo por el momento. Rezo por estar completamente presente pero sin ego, con una pasión total, con un amor infinito hacia el espíritu, porque ése es el único camino.  (La voz de las trece abuelas - Carol Schaeffer)

 

ÀKAN :: Associació de Suport i Acollida d'Immigrants

GIRONA    Tel. 650 109 133

disseny web